Influencers, ¿publicidad encubierta?

Por todos es sabido el papel de blogueras e influencers en redes cuando publican productos o marcas en sus perfiles: por esas acciones ellas cobran algo. De hecho, en los últimos tiempos es más insólito encontrar quien recomiende marcas o productos por gusto que por contrato.

¿Pero, cómo se rigen este tipo de acciones publicitarias? En principio, deberían indicar cuándo están publicitando productos o marcas de forma intencionada, de lo contrario se podría considerar que realizan publicidad encubierta y, lo que sí es delito, publicidad engañosa.

Se han conocido casos recientes de influencers que firmaron colaboraciones de larga duración con firmas de cosméticos. Ellas por su lado pueden anunciar en algún momento que van a ser imágenes de la marca, pero deberían avisar y recordar que es un pacto contractual el hecho de publicitar sus productos cada cierto tiempo en sus perfiles, ya que quizás un seguidor no llegó a leer el primer post donde se anunciaba esta colaboración y podría inducir a error.

La Comisión General de Comercio de Estados Unidos es consciente de que en estos casos nos podremos encontrar de todo, pero ellos saben identificar cada caso y determinar si es una simple recomendación de productos de una persona que no tiene conexión ninguna con los vendedores y no reciben comisión alguna por sus opiniones, o si por el contrario existen acuerdos financieros. Es cierto que quizás para los lectores de blog o seguidores de redes sociales este tipo de acuerdos no es tan evidente como para los expertos en la industria, pero según la ley una práctica es engañosa en cuanto induce a error a una “minoría significativa”. Así que, en resumen, si no se deja constancia en cada publicación de si es una promoción con un contrato pactado puede ser penado por ley.

El debate queda abierto, no todas las influencers o bloggers están de acuerdo con el hecho de advertir constantemente que están realizando publicidad, y la realidad es que muchas viven de ello. La duda aparece al replantearse las preferencias de los seguidores y lectores, ¿querrán saber si todas sus publicaciones son publicidad? ¿Seguirán estando interesados en sus publicaciones si todas son anuncios?

 

No es extraño ver como en sus perfiles el 80% de sus publicaciones son productos o marcas.

4 comentarios

  • Laura

    Muy buen artículo,

    En España, de hecho, se regula de igual forma.

    El art. 4 LGP dispone que “es engañosa la publicidad que de cualquier manera, incluida su presentación, induce o puede inducir a error a sus destinatarios, pudiendo afectar a su comportamiento económico, o perjudicar o ser capaz de perjudicar a un competidor. Es asimismo engañosa la publicidad que silencie datos fundamentales de los bienes, actividades o servicios cuando dicha omisión induzca a error a los destinatarios”.

    Saludos

  • Sandra

    Los seguidores no quieren saber qué es publicidad y que no, creo que las influencers van a perder toda clase de credibilidad y de interés, ya que entonces nos daremos cuenta de qué porcentaje de sus publicaciones son pagadas.

  • Finding this post has anesrwed my prayers

Deja un comentario